Atendidas 119 mil familias sucrenses a través de los Clap y Mercal.

El equipo del Estado Mayor de Alimentación de la entidad sucrense, sostuvo este martes una reunión semanal como fue acordado en su inicio, para evaluar la situación de alimentación, abastecimiento y distribución de los alimentos en el estado Sucre.

La actividad se realizó en el Salón Gran Mariscal de Ayacucho del Despacho del Gobernador bolivariano del estado Sucre, Edwin Rojas Mata, quien es el jefe de este Estado Mayor y líder del referido encuentro, en el cual estuvieron presentes todos los organismos y directivos estadales que forman parte del cónclave en materia alimentaria.

En sus declaraciones, la Máxima Autoridad Estadal informó que, hasta la fecha, se han atendido 119 mil familias sucrenses, de las cuales 35 mil ha asistido Mercal directamente a través de las Bases de Misiones, y el resto por la empresa de alimentos de la Gobernación del estado Sucre, mediante los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (Clap).

“Estamos discutiendo y planificando la atención alimentaria de las comunidades, junto al equipo de Mercal, de la empresa Alimentos de Sucre, la Fuerza Armada Nacional Bolivariana, el Ministerio de Comercio, Pesca y todos los sectores involucrados en el abastecimiento de alimentos”, aseveró.

De igual forma, el Primer Mandatario Regional indicó que la Milicia Bolivariana fue incluida en este proceso para activar su presencia en las más de 2 mil comunidades de los 15 municipios y las 57 parroquias del estado.

“Tenemos un balance positivo en lo que es la incorporación de la Milicia Bolivariana en cada Clap, con el tema del acompañamiento y contraloría social, para mejorar el sistema de entrega y distribución de lo que llegue y, por supuesto, el ámbito de la seguridad, la protección de las rutas para que no hayan desviaciones ni ataques vandálicos a los vehículos que transportan los alimentos”, expresó.

Para finalizar, Rojas hizo un llamado a todos los Clap a sumarse al proceso de mejoramiento de los cuadernos de registro de cada una de las familias, los llamados cuadernos Matilde, que llevan toda la data de cada calle y familia, para que de esta manera el proceso sea lo más transparente posible.