Espíritu libertario del Gran Mariscal de Ayacucho sigue presente en los sucrenses.

Con una solemne ceremonia conmemoraron las autoridades civiles y militares del estado Sucre los 188 años de la muerte del Gran Mariscal de Ayacucho, Antonio José de Sucre, asesinado en 1830, a sus 35 años de edad, en la montaña de Berruecos, en Colombia.

El acto se realizó en la Plaza Ayacucho de Cumaná, con la presencia de la secretaria General de Gobierno, María Elisa Chirinos; el jefe de la Zodi Sucre, William Serantes Pinto; el presidente del Consejo Legislativo, Josué Guzmán; y demás autoridades regionales.

En su intervención, el legislador Josué Guzmán resaltó el compromiso de lucha con la humanidad del también conocido como el Abel de América, “quien continúa siendo ejemplo a seguir de lealtad, de principios y valores de libertad y revolución”.

El Presidente del Cles lo rememoró como uno de los más grandes políticos y estadistas de la historia, poseedor de un espíritu noble, comprometido con las causas más justas, sociales y revolucionarias que transforman a las sociedades.

“Hoy nos encontramos con mucho sentimiento patriota conmemorando el vil asesinato de nuestro Gran Mariscal de Ayacucho, quien desde muy joven se consagró a la lucha por la patria y la independencia. Desde el estado Sucre queremos hacer sentir en toda Venezuela que su legado vive en los que poblamos esta tierra, que nos sentimos llenos de amor, de lealtad y de compromiso para continuar la lucha por la patria libre. El espíritu libertario del Gran Mariscal de Ayacucho sigue presente en los sucrenses”, aseguró Guzmán.

Por su parte, William Serantes Pinto resaltó este acto solemne como un acontecimiento que expone la memoria histórica de la gesta libertaria y reconoció al Hijo del Sol como “un hombre que siguió al pie de la letra ese espíritu de batalla de la América grande, libre, soberana e independiente”.

De igual manera, el Jefe de la Zodi Sucre hizo hincapié en el compromiso de seguir invocando la lucha antiimperialista contra todos los intereses que perviven desde aquella época.

“Antonio José de Sucre es identidad, es autoestima, no sólo para el pueblo de Sucre, sino para todo el pueblo de Venezuela. Por eso invocamos al Abel de América para que nos estimule a seguir adelante en la lucha por la patria libre, soberana e independiente”, acotó Serantes.

En la ceremonia, el joven José Jesús Cortez, estudiante de la Unidad Educativa Cristóbal de Quesada, estuvo a cargo de la recreación de pasajes de la vida del Gran Mariscal de Ayacucho,  Antonio José de Sucre, quien nació en Cumaná el 3 de febrero de 1795 y contribuyó a la Independencia de 3 naciones, Ecuador, Perú y Bolivia.